CAROLINA DURANTE

Hay dos clases de personas en el mundo: las que cantan a pleno pulmón Cayetano, Cayetano, todos mis amigos se llaman Cayetano, y las que nunca han escuchado el pedazo de hit atómico de la vida de Carolina Durante. No hay más. Porque es completamente imposible de olvidar, de dejar de cantar, una vez que se ha oído.

Si estos muchachos madrileños son los herederos directos de los míticos “Nikis” está por ver. Pero que en sus primeros pasos ya han dejado una huella imborrable, es incuestionable. Desparpajo, sentido del humor, alegría, fiesta e ironía ¿Hace falta más? Pues una sección rítmica que lo da todo y una guitarreo canalla de ese que tanto nos gusta.

No hay muchos Cayetanos en Xedré. Vamos, ni uno. Pero, por si acaso, le vamos a llamar a voces por la noche, a ver si contesta.